domingo, 17 de agosto de 2008

IV.- Integración de su personalidad

Tres son esencialmente los cauces formativos de la personalidad cultural del Libertador: los maestros, los viajes y las lecturas.

Bolívar dice que fue educado como podía serlo un niño rico en la América bajo el dominio hispano, I-1099; nunca le faltaron instrucciones de calidad. Su madre y su abuelo buscaron para la enseñanza al presbítero José Antonio Negrete, a Guillermo Pelgrón, Fernando Vides y otros distinguidos preceptores; entre éstos también contóse Andrés Bello como maestro de literatrura y geografía (1); igualmente recibió lecciones de matemáticas del ilustrado padre Andújar, noble personalidad intelectual y humana, muy admirada por Humbolt; también fue discípulo del Licenciado Sanz (2). Fue Don Simón Rodríguez, sin embargo, el más influyente maestro de Bolívar; a ningún otro especialmente en los años de gloria y de altura, le reconoció tanto poder sobre su corazón; solo de Rodriguez dijo: "cuyos consejos y consuelos han tenido siempre para mí tanto imperio", I-21.

Don Simón Rodríguez, precursor y animador de la inquietud bolivariana, es por autonomasia el Maestro del Libertador; antes de que éste independizara a América, Rodríguez - su "maestro universal", I-22 - hace su tarea: independiza a Bolívar, lo divorcia de la realidad tradicional y lo acerca a la verdad futura; lo ayuda a conseguir la perpectiva propia de un creador, a instuir su faena y a calcular las fuerzas de sus auxiliares y sus enemigos (3). Simón Rodríguez llama a Bolívar a ser tremendamente cuerdo entre aquellos mediocres que se autoestiman depositarios del buen juicio y de la sensatez, y a los ojos de los cuales la Independencia tenía que ser una "locura" singular.

La enseñanza de Rodriguez se cumple en la adolecencia y en los umbrales mismos de su edad adulta; superados algunos roces de la infancia entre maestro y discípulo, roces que nunca más recordará el Libertador, la compenetración entre ambos es intensa y duradera. Por el carácter independiente y rebelde de Odríguez, se comprende que este cale tan hondo en el espíritu del joven.

Además de los maestros señalados, cuya enseñanza se desenvolvía sin "método" y con irregularidades motivadas por circunstancias propias de un alma inquieta y mimada, hay que señalar como los únicos estudios sistemáticos realizados por Bolívar, los de matemáticas en la Academia de San Fernando de Mdrid. En esta ciudad hizo además el estudio de las lenguas francesa e inglesa con profesores competentes, bajo la inspección de su representante el Marqués de Ustáriz.

Conviene subrayar que adelantándose al concepto de la educación integral, los responsables de la educación bolivariana nose preocuparon sólo por los conocimientos teóricos; el Libertador recibió desde niño lecciones de esgrima, equitación y baile (4).

Desde la antiguedad se ha apreciado el valor formativo de los viajes. Nada mejor para lograr una genuina mentalidad comprensiva, un espíritu tolerante, una visión perpectivista capaz de percibir la relatividad de las culturas, y por ende, de facilitar el progreso y desterrar el dogmatismo. Ya en Herodoro se encuentran las primeras muestras, un espíritu a prueba de sorpresas, amigo siempre de la compresión generosa. En otra época Descartes recomienda los viajes como los mejores auxiliares para la renovación espiritual; básicos para educar y ennoblecer el alma, para el atesoramiento de las energías requeridas por la verdadera labor creadora. El propio Libertador asigna a los viajes una importancia fundamental en su carrera: "es de creer que en Caracas o en San Mateo no me habrían nacido las ideas que me vinieron en mis viajes, y en América no hubiera tomado aquella experiencia ni hecho aquel estudio del Mundo, de los hombres y de las cosas que tanto me ha servido en todo el curso de mi carrera política". Bucaramanga, 230.

Tres viajes realizó Bolívar a Europa con motivos diversos, pero tácitamente con un solo fín: construcción de su personalidad, búsqueda y acumulación de experiencias, elaboración de un destino. En total vivirá en el viejo continente unos siete años y dos meses. El primer viaje, siendo niño, es de estudios, y culmina con su matrimonio. Pasa por México y Cuba, se siúa en España y conoce a Francia. Etapa de tres años y medio.

El segundo viaje lleva por propósito la distracción de la viudez temprana, dura otros tres años y medio en los cuales disipa una cuantiosa fortuna material, culmina en el Monte Sacro y en el Juramento definitivo: es el viaje del aprendizaje con Rodríguez. Tiene oportunidad de presenciar la coronación de Napoleón y de sentir desprecio por la actividad que responde única y ciegamente a la ambición de poder. Visita a España, Francia, Italia y parte de Bélgica, Holanda y Alemania; a su regreso desembarca y permanece cuatro meses en los Estados Unidos. La visión de los distintos pueblos europeos, colectividades con tradición que arranca de remotos tiempos, lo hará ser comprensivo con su pueblo. En Europa logrará un más exacto sentido de las proporciones que no pueden alcanzar en su patria, hallará una más vieja y alta tribuna para asomarse al espectáculo del devenir universal. Europa lo incita a la reflexión (5). Con satisfacción maravillada advierte que los problemas de América se miran con más claridad. Bolívar se descubre a sí mismo en Europa, se aprecia mejor, se autocritica con mayor justicia; en este viaje eligió su signo y cimentó la evidencia de que no iba equivocado. Bolívar calibra en este viaje la diferencia entre Europa y América: un continente con entidad espiritual en más de dos mil años; y otro, con el problema de culturas desiguales que no logran fundirse, con tres siglos apenas de historia conocida, en trance de indagación de su propia alma.

En el tercer viaje a Europa, va de diplomático a la Gran Bretaña, como integrante de una de las primeras embajadas venezolanas. En sus dos meses de permanencia londinense, Bolívar tiene ocasión de gustar la vida inglesa, este viaje es también, por eso, fundamental; sentirá siempre una admiración extraordinaria por el pueblo inglés, en el cual le produce la más viva impresión, mucho de lo que falta en América y que él se empeña en fundar: estabilidad, respeto, dignidad, sensatez, sentido práctico; quiere para América este grupo sencillo de virtudes británicas: realización efectiva de la libertad y democracia en un clima sin violencias; tradición amorosamente cultivada como elemento vertebrador de la personalidad colectiva a través de las épocas. Esta justa valoración de la calidad social británica es la razón que lleva a Bolívar a recomendar cuantas veces puede una alianza de América con el estilo de vida de Inglaterra.

No sólo a Europa se dirigió la inquietud bolivariana; después, en plena contienda emancipadora y por imperativos y necesidades de la misma, recorre a pie, a caballo, en flecheras, bergantines, goletas, etc., la mayor parte del continente americano. Boston y Plata fueron los puntos más septentrionales y meridionales del itinerario bolivariano. El tuvo la vivencia exacta de la patria americana; la sintió integralmente, y siempre estuvo donde fue necesaria su presencia: Quienes en nuestro tiempo vuelan sobre los altos picos y profundas hondonadas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, más o menos paralelamente al Pacífico, se asombran de la dimensión material del esfuerzo bolivariano.

Desde su adolescencia Bolívar tuvo el hábito de la lectura; el suyo fue un proceso continuo de vigorización y renovación de su personalidad intelectual. Es imposible construir una lista exhaustiva de los autores leídos por Bolívar, pero remitiéndonos nuevamente a la información contenida en sus escritos, dbemos indicar a grandes rasgos que conocía a los clásicos de la antigüedad, griegos y romanos: Homero, Polibio, Plutarco, César, Virgilio; todos los géneros. Clásicos modernos de España, Francia, Italia e Inglaterra. Igualmente de los más diversos sectores intelectuales; desde filósofos y políticos como Hobbes, hasta poetas como Tasso y Camoens, pasando por naturalistas como Buffon, astrónomos como Lalande, economistas como Adams Smith. En sus cartas pueden hallarse muchos nombres regados con espontaneidad: los enciclopedistas y planificadores de la Revolución Francesa, conocidos y estudiados a fondo y cuya influencia en el credo bolivariano es fácil señalar: Montesquieu, sobre todos, Rousseau, D'Alanbert, Condillac, Voltaire. Además Cervantes, Locke, Helvetius, Ossian, Goguet, Llorente, Napoleón, Rollin, Berthot, De Pradt, Filangieri, Mhon, La Fontaine, Constant, Mme. Staël, Grotius, Humboldt, Rmsay, Beaujour, Mably, Dumeril, Delius, Montholon, Arrien, Sismondi, etc. En parte de sus libros, que regala a Tomás C. Mosquera en 1828, se encuentran los más diversos títulos. Claroíndice de que su cultura no era unilateral es, además de los autores citados, la siguiente diversidad de títulos, idiomasy materias de su biblioteca: Epoques de l'Histoire de Pruse; Ensayo de la historia civil del Paraguay, Buenos Aires y Tucumán; Description Générale de la Chine; Dictionnaire Géographique; Voyage to the South Atlantic; Gramática Italiana; Diccionario de la Academia, New Dictionary Spanish and English; Encyclopédie des enfants; life of Washington; Dictionnarie des Hommes Célebres; Life od Scipio; Mémoires du Général Rapp; Medias Anatas y Lanzas del Perú; Cours Politique et Diplomatique de Bonaparte; Espíritu del Derecho; Influence des Gouvernements; Congreso de Viena; Viaje de Aanacarsis; Fetes et courtisanes de la Gréce; Code of Laws of the Republic of Colombia (6).

Fue la suya una pasión de cultura que no conoció término; en todos y cada uno de los maestros del saber universal quiso aprender una idea que sirviera a la perfección de la obra de su vida: la creación de su América, su programa revolucionario.

NOTAS:

1. De Bello dijo Bolívar en 1829: "Yo conozco la superioridad de este caraqueño contemporaneo mío: fue mi maestro cuando teníamos la misma edad; y yo le amaba con respeto" II-640
2. Es curiosos anotar que el nombre del Licenciado Sanz no aparece mencionado ni una sola vez en la obra escrita de Bolívar.
3. En las cartas de Bolívar abundan las referencias a Rodríguez: "un sabio y un amigo aue adoro... el Sócrates de Caracas" I-842; "Ud., formó mi corazón para la libertad, para la justicia, para lo grande, para lo hermoso. Yo he seguido el sendero que Ud. me señaló". Véase además: I-23,24,25964,1157 y1158.
4. En la equitación y baile demostró Bolívar excepcional habilidad. Peru de Lacroix refiere que el Libertador contaba haber sido muy aficionado al baile, "que el valse es lo que siempre había preferido y que hasta locuras había hecho en bailar seguidamente horas enteras, cuando tenía una buena bailarina. Que en tiempo de sus campañas cuando su cuartel general se hallaba en una ciudad, villa o pueblo, siempre se bailaba casi todas las noches, y que su gusto era hacer un valse e ir a dictar algunas órdenes u oficios; volver a bailar y a trabajar: que sus ideas entonces eran más claras, más fuertes y su estilo más elocuente; en fin que el baile lo inspiraba y excitaba su imaginación",Bucaramanga, 153. Bolívar llamó al baile, "poesía del movimiento", II-1296.
5. "Se electriza S.E. cada vez que habla de sus viajes a Europa: se conoce que ha sabido observar y aprovecharse de sus observaciones. A más de la viveza de su espíritu, del fuego de su imaginación, tiene un juicio pronto y recto; sabe comparar y bien apreciar las cosas, y posee el talento, poco común, de saber aplicar sus compararciones según los lugares, las circunstancias y los tiempos: sabe que tal cosa es buena en sí, que es excelente, pero que no conviene por el momento o que es buena aquí y no allí". Bucaramanga, 230.
6. "Lista de los libros de S.E. el Libertador, que conduce el capitán Emigdio Briceño, remitidos por el coronel Tomás Cipriano Mosquera. Obras completas. Dumeril. Théorie des Révolutions. Oeuvres de Hobbes, Histoire d'Amérique. Arrien: Expedition d'Alexandre y un Atlas. Manuscrit de 1813. Sismondi: Littérature du midi de l?Europe. Introduction à laPolitique. Annales de règne de Georges III. Contes de La Fontaine. Simonde de Simondi. Description Générale de la Chine. Réflexions Militaires. Plutarque. L'Odyssée d'Homere. Fétes et courtisanes de la Grèce. Llorente. Cours politique et diplomatique de Bonaparte. Oeuvres de Napoleon. Mèmoires Napoleon. Histoire de Napoleon. Histoire du Brésil. Campagne de 1814 y un Atlas. Goguet New Dictionary Spanish and English. Gramática Italiana. Science du Gouvernement. Ensayo de la historia civil del Paraguay, Buenos Aires y Tucumán. Oeuvres de Voltaire. Républiques Italennes du Moyen Age.
Histoique. Deluis: Explotation des Mines, Grotius, Mesure du Mere d'Angleterre. Dictionnaire des Hommes Célebres. Analyse de la Philosophie. Os Lusiadas. Epoques de l'Histoire Universelle. Espíritu de las Leyes. Curso de política, por Constant. Poésies d'=ssian. La Eneida, de Virgilio. Comentarios de César. Mac Mahon S. Cardeninos. Montholon: Mémories de Napoleon, Jugement impartial sur Napoleon. Influence des Gouvernements. Code of Laws of the Republic of Colombia. The Federalists. Colon, Juzgados militares. Principios de Fortificación. Ordenanza naval. L'Iliade, d'Homere. Révolution Francaise. Jerusalen delivrée. Tasso. Campagnes d'Italie. Mémoires du Baron Fain. Encyclopédie des enfants. Beatés de l'Histoire de Turquie. Beautés d'Hollande. Oeuvres du Roi de Prusse. Bibliotheque Philosophique. Dictionnaire Géographique. Delius: Exploration Des Mines, Grotius, Mesure du Méridien. Medias anatas y Lanzas del Perú. Voyage to the South Atlantic. Le colonne de la Grande Armée. Colonne sur la Place Vendôme. Histoire de Polibe. Diccionario de la Academia. Histoire de Prusse. Viaje a la América Meridional. Principes de Stratégie. Congreso de Viena. Scipio. Vie de Washington. Espíritu del derecho. Tratado de Castramentación. Les Cent Jours, Constant. Memoires du Général Rapp. Bographies des Contemporains. De Pradt. Richesse des Nations. Guerres de la Révolution. Beajour: S. North America.Life of Washington. Ramsay: Life of Washington. Fables de La Fontaine.Vertot: Histoire Romaine. Découverte de l'Amérique. Humbolt: Astronomie. Viaje de Aanacarsis. Commentaires de Cesar. La Nouvelle Rspagne. Voyage au Nouveau Continent. Exposición de Don José de la Riva Agüero. Victoires complètes des Francais. Informe de la LEY agraria. Atlas de América. Voyage de Humbolt. La Nouvelle Espagne. Atlas. Colombia. Viaje de La Cruz" II-266. A Santander escribe: "Ciertamente que no aprendí ni la filosofía de Aristóteles, ni los códigos del crimen y del error; pero puede ser que Mr. de Mollien no haya estudiado tanto como yo a Locke, Condillac, Buffon, D'Alambert, Helvetius, Montesquieu, Mbly, Filangieri, Lalande, Rousseau, Voltaire, Rollin, Berhot y todos los clásicos de la antigüedad, así filósofos, historiadores, oradores y poetas, y todos los clásicos modernos de España, Francia, Italia y gran parte de los ingleses" I-1099. "mantenga Ud. por ahora los cajoncitos de libros de Norte América hasta otra disposición" II-553. Cf. Bucaramanga, 305.
Véase el interesante opúsculo: Pérez Vila, Manuel: La Biblioteca del Libertador, Caracas, 1960.